Combustible de Aviación Sostenible

Los aviones necesitan energía para volar. En la aviación, utilizamos un combustible fósil: el queroseno. Pero cuando quemamos queroseno, se produce dióxido de carbono (un gas también conocido como CO₂). Un exceso de CO₂ en el aire impide que el calor se escape por el espacio, lo que se denomina efecto invernadero. Para reducir el calentamiento global y evitar un mayor cambio climático, debemos reducir nuestras emisiones de CO₂. Una forma de hacerlo es utilizar un tipo de combustible diferente.

¿Qué es el SAF?

El Combustible de Aviación Sostenible (SAF) se fabrica con recursos más sostenibles, Como los aceites usados de origen orgánico (como el aceite de cocina usado) o los residuos forestales y agrícolas. O incluso a partir del carbono capturado del aire y del hidrógeno verde. Se trata del combustible de aviación sostenible que utiliza KLM:

  • Es una materia prima renovable
  • Puede evitar al menos el 75 % de todo el ciclo de vida de las emisiones de CO2 en comparación con el combustible fósil para aviones
  • Reduce otras emisiones nocivas como las partículas y el azufre

¿Qué tipo de combustible utiliza KLM?

En 2011 realizamos el primer vuelo comercial del mundo impulsado en parte por combustible de aviación sostenible fabricado con aceite de cocina usado. KLM sólo compra SAF producido a partir de materias primas que tengan el menor impacto negativo posible sobre la biodiversidad y/o la producción de alimentos. Por ejemplo: no utilizamos soja ni aceite de palma, ya que estas fuentes pueden ser responsables de altas tasas de deforestación.

Todo nuestro combustible sostenible cumple los criterios emitidos por:

Un poco de SAF para cada vuelo desde Ámsterdam

En 2022 empezamos a añadir un 0,5% de SAF al sistema de combustible del aeropuerto de Ámsterdam-Schiphol por cada vuelo que sale de esta ciudad. Por eso hemos añadido unos euros a los precios de los billetes, en función de la distancia de cada vuelo. Aunque el 0,5% pueda parecer muy poco, es un paso importante hacia la dirección correcta. Tendremos que trabajar con todas las partes que nos rodean y presentar soluciones e innovaciones sólidas para acelerar el uso y la producción de SAF.

En 2011, KLM llevó a cabo el primer vuelo comercial del mundo impulsado en parte por combustible fabricado con aceite de cocina usado.

¿Por qué no utilizar el 100% de SAF?

Lamentablemente, el combustible de aviación sostenible aún no está disponible a gran escala. Esto significa que el SAF es al menos 2 o 3 veces más caro. En la actualidad, sólo una parte muy pequeña de los millones de toneladas de queroseno que utilizan las aerolíneas comerciales es de tipo SAF. Para influir de forma significativa en las emisiones de carbono globales de la aviación, la contribución de nuestros pasajeros es de gran ayuda.

Su huella ecológica

Al reservar un vuelo en KLM, ofrecemos la opción de comprar SAF adicional. El precio de su contribución se calcula en función de varios factores que influyen en la cantidad de emisiones de CO₂ de su vuelo, como el tipo de avión, la distancia y el factor de carga histórico.

Con su contribución a SAF, contribuye a reducir la dependencia del transporte aéreo de los combustibles fósiles habituales. Para 2022, compraremos un 0,5% de combustible de aviación sostenible para todos los vuelos que salen de Ámsterdam. Es un comienzo, pero con su ayuda podemos hacer más.

Precios del SAE por destino

Añadir SAF a su reserva

Durante su reserva, en la misma página en la que elige su asiento o añade equipaje, puede añadir a su reserva la compensación por CO₂ (contribuyendo a la reforestación) o el combustible de aviación sostenible. O un poco de ambos. También puede hacerlo más tarde bajo la sección Mi Viaje.

¿Qué hacemos con su contribución al SAF?

Con su contribución, compramos SAF extra que añadimos al sistema de combustible en el aeropuerto de Ámsterdam-Schiphol (o en uno de los otros aeropuertos donde añadimos SAF). Su vuelo no incluirá directamente su contribución extra de SAF porque es logísticamente ineficiente y complicado de organizar.

Como añadimos SAF al sistema de combustible del aeropuerto, también otros vuelos salen con más SAF a bordo y, por tanto, tienen menos emisiones. Pero no pueden reclamar la reducción del CO₂ porque no lo han pagado. KLM se somete a una auditoría anual para garantizar que la reducción de CO₂ declarada se corresponde con los certificados SAF que hemos recibido.

Su contribución extra de SAF se utiliza al 100% para comprar más SAF. KLM no obtiene beneficios con esto.

¿Quiere hacer más?

Pequeñas cosas, como viajar ligero o llevar su propia botella de agua o auriculares. O cosas más grandes, como comprar combustible de aviación sostenible (SAF). También ofrecemos a nuestros pasajeros la opción de ayudar a compensar parte de las emisiones de CO₂ estimadas de su vuelo contribuyendo a nuestros proyectos de reforestación seleccionados.

Más información sobre la reforestación

Preguntas frecuentes